martes, 19 de noviembre de 2013

Eucalipto Blanco del Limay



Contra la corriente


 Esteban Robles junto a su hermano conformaron Eucalipto Blanco del Limay un grupo de futbol comunitario destinado “a los pibes del barrio”. No obtienen ganancia y dejan las puertas abiertas a todos los apasionados por el deporte. 



“El deporte siempre ha sido importante en nuestra familia. Nuestro padre era fanático del fútbol” recuerda Alberto, vicepresidente y director técnico de Eucalipto Blanco.

Hace 27 años comenzaron con las actividades, durante 10 años trabajaron ad honorem y sin recibir ningún tipo de ayuda de la sociedad, ni siquiera de los padres de los chicos. “Nuestro problema era ser egoísta. Pensás que quien viene a ayudarte viene con la intención de sacarte algo. Estábamos paranóicos” comenta Robles.

Pasaron los años. Los hermanos Robles cansados de trabajar solos se dan cuenta que era necesario abrirse a la comunidad. “Dejamos el miedo de lado y nos abocamos a trabajar en equipo con los padres de los chicos que vienen a jugar” resalta.

Robles afirma que “los medios bombardean con la idea de individualismo, sin embargo nosotros no estamos criados de esta manera. Buscamos en el futbol el compañerismo y la diversión”. 


Todo a pulmón


Esteban es muy consciente de lo que es ser comunitario. Sostiene que “el municipio de Neuquén no sostiene el fútbol” lo que dificulta construir la cultura futbolera.


Más allá de poca ayuda que reciben,  Eucalipto Blanco dejó en claro que el principal objetivo es el beneficio de los pibes porque “ellos van a hacer el cambio”. Son soñadores, creen en la solidaridad y manifiesta que “Neuquén necesita una institución que los represente”.

Por otro lado, iniciaron la adecuación de las instalaciones para, poder así, ingresar en la LIFUNE y no desaparecer como club comunitario. 

Si querés sumarte o simplemente conocer el Club Comunitario te brindamos la siguiente información:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada